Nuestra Logia

La Logia Manuel Iradier recibió la carta patente de la Gran Logia Simbólica Española con el número 26 y se constituyó el 18 de Abril de 1993 al Oriente de Vitoria-Gasteiz celebrándose la ceremonia ritual en Valladolid.

Las primeras reuniones se realizaban en un viejo caserío ubicado en los hermosos e inhóspitos parajes de Respaldiza (Alava). Allí, siempre auxiliados por los hermanos de Valladolid y Madrid, comenzaron las primeras iniciaciones de los nuevos masones continuadores de aquellos que desaparecieron a causa de la infame guerra civil española.

En los primeros trabajos masónicos también habría que destacar de forma muy importante la inestimable ayuda que nos brindaron los hermanos franceses de Bayona y alrededores, proporcionándonos su saber y su experiencia para dar nuestros primeros pasos en Masonería. Sin ellos, probablemente nuestra Logia no sería lo que hoy es.

Nuestra Logia se creó en principio como una logia masculina. Y así lo fue durante el primer año de andadura. A principios de 1994 se planteó en Logia la posibilidad de admitir a la mujer como miembro con todos los derechos y obligaciones dado que teníamos a una mujer interesada en ingresar en nuestra Logia. Tras varias deliberaciones, se votó y el resultado permitió el cambio de estatutos para poder admitir a la mujer en el seno de la Logia. Y así fue como el 23 de Abril de 1994 fue iniciada la primera mujer masona del País Vasco en toda su historia. Primera mujer, y con el tiempo primera Maestra y primera Venerable Maestra de la Masonería en Euskadi.

Posteriormente nos trasladamos al centro de Vitoria-Gasteiz a fin de mejorar las condiciones y poder ofrecer un lugar más céntrico a los futuros francmasones. Nuestra siempre precaria situación económica nos permitió alquilar un sótano, donde no disponíamos de medios adecuados, pero la ilusión era nuestro motor y llegamos a celebrar memorables Tenidas en compañía de nuestros hermanos de Bayona.

Pasados seis años, la logia creció y también nuestras expectativas y objetivos. Adquirimos el que es ahora nuestro local, siendo el primero en propiedad de una Logia de nuestra Obediencia, la Gran Logia Simbólica Española.

Templo-R.·.L.·. Manuel Iradier Nº 26, O.·. de Vitoria-Gasteiz

R.·.L.·. Manuel Iradier

Consagramos el Templo actual el 29 de Septiembre de 2001, dedicándolo a uno de los más insignes francmasones que hemos conocido: Jean Crouzet. A través de este hermano que asistió emocionado a la ceremonia de inauguración, quisimos homenajear a todos y cada uno de los hermanos franceses de Bayona y alrededores.

Templo Jean Crouzet

En la ceremonia de inauguración tuvimos el honor de contar con la presencia de la Serenísima Gran Maestra de la Gran Logia Simbólica Española Ascensión Tejerina, acompañada de varias dignidades de nuestra Obediencia. Además, acudieron al solemne acto representantes de 31 Logias distintas correspondientes a 12 Potencias Masónicas diferentes de España, Francia, Bélgica, Portugal y Cuba. Tantos y tan diferentes masones jamás se habían juntado en un evento en el País Vasco. Fue memorable.

Por nuestra Logia han pasado muchos masones desde que vio la luz allá en 1993. Alrededor de 70 personas han sido iniciadas hasta el día de hoy. Unos van y otros vienen, pero la Masonería permanece.

Pretendemos trabajar con fuerza y vigor con el objetivo de lograr que nuestro entorno sea un poco mejor cada día. Creemos que esta es la obligación de cada masón. Intentar ser mejores para hacer mejor lo que nos rodea.

Nuestro proyecto se define en el marco de la Gran Logia Simbólica Española de acuerdo con las siguientes líneas maestras:

  • Defender el carácter fundamental de los Derechos y Deberes del Hombre, su justa evolución y su necesaria extensión a todos los seres humanos.
  • Promover el ideal laico como moral de la libertad de conciencia y garantía del ejercicio del libre arbitrio de cada uno.
  • Ayudar a los seres humanos a imaginar su futuro y a ser artífices de su felicidad.
  • Preservar y practicar los ritos tradicionales de la Masonería como método particular de introspección y forma de disciplina dirigida a iniciar a cada persona en la vía de la moral masónica, y en la atención, racional, seria y responsable, al enigma de la existencia.
  • Trabajar sobre su propia consciencia en busca de la maestría de sí mismos.

Estas Líneas Maestras suponen un entendimiento de la Masonería, como una vía de acceso a la reflexión filosófica, vía abierta a personas corrientes, que pueden carecer de una formación filosófica académica pero que de alguna manera –aunque sólo sea intuitivamente- son conscientes del problema existencial que todo ser humano debe enfrentar en algún momento de su vida.

 

subir

Diseño páginas web Vitoria